0

La inauguración del polideportivo de O Castrillón se aplaza a 2012

La apertura del futuro polideportivo de O Castrillón tendrá que esperar. El alcalde, Javier Losada, ya pospuso la inauguración del complejo hasta el próximo año, pero la tramitación y el plazo máximo marcado por el Concello para su ejecución -18 meses- provocará que el final de la obra se aplace hasta 2012. El Ayuntamiento asume que será necesario «estimular» la presentación de ofertas para conseguir que el proyecto sea viable «en la actual crisis económica». La empresa adjudicataria se encargará de diseñar, construir y gestionar el recinto, para el que el Ejecutivo municipal aportará hasta un máximo de dos millones de euros.

La Junta de Gobierno Local aprobó en diciembre el anteproyecto para el polideportivo de O Castrillón, con el objetivo de que empezase a funcionar en 2011. Entonces, en su blog, el alcalde, Javier Losada, justificó que la orografía del terreno obligaba a dejar la inauguración para el próximo año. Sin embargo, ahora, en los pliegos del concurso ya se deja entrever que esta fecha tampoco será posible. A la espera de los plazos que la empresa ganadora establezca en su propuesta, el Concello concede hasta tres meses para presentar el proyecto, luego lo analiza y a continuación se fija otro plazo máximo de año y medio para ejecutar el polideportivo. Finalizada la obra, el contratista y el Ayuntamiento tienen un mes para formalizar un acta de conformidad y, acto seguido, la empresa tiene otros 30 días para que el pabellón empiece a funcionar.

El Ayuntamiento ha sacado a concurso la obra y prevé que el presupuesto alcanzará los 10,547 millones, de los que está dispuesto a sufragar un máximo de dos millones, «o la cifra que resulte de cada oferta del adjudicatario», se matiza en el pliego de cláusulas administrativas del proyecto. La concesión será a 50 años y el Concello ya reserva 750.000 euros en los actuales presupuestos y el resto del dinero necesario se recogerá en los del siguiente ejercicio.

El pabellón de O Castrillón es un viejo proyecto prometido en 2003. El Concello, que incluso dispuso de una recreación virtual del edificio, decidió retomar desde cero la obra para que una empresa se encargue de todas las fases, desde el diseño a la gestión del polideportivo. Desde María Pita justifican que cerca del 20% de la obra se pague con fondos municipales porque será necesario colaborar con la empresa para lograr que sea rentable y porque la segunda planta del edificio, que se destinará a pista polideportiva, será gestionada «directamente» por el Ayuntamiento. «Teniendo en cuenta la coyuntura económica que puede suponer una reducción en la rentabilidad de la explotación que limite el retorno de la inversión, resultan necesarios por razones de rentabilidad económica (por la actual crisis económica) y social estimular la presentación de ofertas que permitan la viabilidad del proyecto», razona el Ayuntamiento.

«Si las obras sufrieren un retraso en su ejecución, y siempre que el mismo no fuere imputable al contratista y éste ofreciera cumplir sus compromisos, se concederá por el órgano de contratación un plazo que será, por lo menos, igual al tiempo perdido, a no ser que el contratista pidiese otro menor», se aclara en el pliego de cláusulas para la ejecución y gestión del pabellón de O Castrillón.

El Concello reserva una parcela de 5.042 metros cuadrados junto al colegio Fernández Latorre. El complejo contará con un garaje subterráneo con capacidad inicial para 120 vehículos, dos piscinas, vestuarios, locales comerciales, gimnasio y una pista polideportiva con graderío en la segunda planta.

Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.