0

La policía busca a un hombre que entrena a un rottweiler en un área infantil en Oza

La policía busca a un hombre que supuestamente entrenó a su perro rottweiler en el parque de Oza mordiendo los columpios de la zona de juegos infantiles. Los responsables de la empresa que trabaja en la zona verde y el Concello explicaron que habían observado destrozos desde hace dos semanas y que fueron las quejas de vecinos, que contemplaron cómo el animal atacaba los columpios con fiereza, las que permitieron conocer la causa por las que las instalaciones del parque aparecían con desperfectos.

«Lo del perro se detectó hace dos semanas. Hay gente que le llamó la atención al dueño e incluso hay un vecino que comentó que el animal estuvo a punto de atacar a una niña», explicó uno de los trabajadores de la empresa que se encarga de los trabajos en el parque.
El concejal de Infraestructuras, Esteban Lareo, confirmó, durante la apertura de una nueva zona del parque, que la policía investiga los hechos. «Hay alguien que traía a su rottweiler a la zona de juegos y lo entrenaba mordiendo los columpios», comentó el edil, que aprovechó para hacer un llamamiento al «civismo» y al respeto por las instalaciones del parque.

El parque de Oza no es la primera zona verde de la ciudad en la que se investigan sucesos relacionados con el entrenamiento de perros de razas consideradas potencialmente peligrosas. La Guardia Civil inició en 2009 una investigación para determinar la procedencia de material empleado para peleas de perros que la asociación Cancoruña y el Seprona hallaron en los parques de Santa Margarita y de Bens.

Robo de cables

El suceso protagonizado por el hombre que supuestamente adiestra a su perro en la zona de juegos infantiles no es el único ocurrido en el parque de Oza del que ha alertado el Ayuntamiento. El edil de Infraestructuras confesó que la inauguración del espacio abierto ayer tuvo que retrasarse debido a que los ladrones habían robado los cables del alumbrado. Esteban Lareo explicó que los delincuentes cogieron los cables justo el día antes de la fecha prevista para la inauguración, aprovechando que todavía no había corriente y que, por tanto, podían cortarlos sin problemas.

Lareo, en su lista de actos vandálicos y delictivos cometidos en el parque de Oza, mencionó también que uno de los servicios públicos instalados en la zona verde había sido destrozado cuatro veces en tan sólo dos meses.

Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.